0 Carrito
Añadir al carrito
    Tiene artículos en su carrito
    Tiene 1 artículo en su carrito
      Total

       

      El uso de la tecnología Inverter en el aire acondicionado comenzó hace unos años, cuando los investigadores consideraron los beneficios que podía aportar al equipo y, en consecuencia, al consumidor.

      Entre las ventajas de este modelo se encuentra el ahorro de energía eléctrica de alrededor del 40% en comparación con los equipos convencionales.

      Funcionamiento del aire acondicionado convencional

      1 – El ventilador presente dentro del evaporador aspira el aire del medio ambiente, haciendo que pase a través de un conjunto de serpentines.

      2 – En estos serpentines se encuentra el refrigerante, conocido popularmente como gas, que refrigera o calienta el aire según la temperatura elegida por el consumidor. El responsable de la circulación de gas dentro del aparato es el compresor.

      3 – Después de que el aire entra en el evaporador y pasa a través de los serpentines, se devuelve al medio ambiente. El ciclo se repite innumerables veces para alcanzar la temperatura elegida.

      4 – Quién mide la temperatura del aire es el termostato. Cuando se da cuenta de que el aire ambiente ya ha alcanzado la temperatura deseada por el consumidor, apaga el compresor, manteniendo sólo la ventilación del aire acondicionado.

      5 – Con el tiempo, la temperatura ambiente comienza a variar. Con esto, el compresor se activa de nuevo para hacer circular el gas que enfriará o calentará el aire. Este ciclo de "encendido y apagado" del compresor se repite varias veces, generando máximos de uso de energía.

      Esto es lo que causa el consumo excesivo de energía de los aparatos de aire acondicionado.

       

      Funcionamiento del Equipo Inverter

      La gran diferencia es que las unidades de aire acondicionado Inverter es que mantienen la temperatura constante, con poca oscilación de voltaje.

      El compresor Inverter funciona con velocidad de rotación variable, sin apagarse todo el tiempo. En lugar de dar máximos de potencia para encender y apagar, se mantiene estable. Esto hace que la temperatura no fluctúe en el medio ambiente y no hay necesidad de gastar más energía al encender y apagar el compresor. Esta es la gran diferencia que hace que el Inverter sea un aliado de la economía.